Los lobatos primero y los rangers después dieron un paso adelante cuando les dijeron si querían ser scouts. Un compromiso lleno de ilusión y alegría, como los colores de su pañoleta...Palabras preciosas de los niños que salían del corazón: hacer amigos, ser mejor persona, compartir, pasarlo bien, hacer acampadas...y de fondo el sueño de todo scout que también nos recordaron: dejar el mundo un poco mejor que como nos lo encontramos...y como nos decían también en la oración scout todos a una: desde el servir. Familias, niños, algún profe del cole, monitores de Németon y de otros grupos como Horizonte- San José y El Pilar, celebramos todos juntos este momento tan especial.