Tanto la concejala como Allende han puesto en valor la equidad como parte esencial de la calidad de la que goza esta formación. Calidad y equidad tangibles hoy y que posibilitan seguir soñando lo que todavía está por conseguirse: la utopía. "Te permite soñar siempre un Cristo Rey mejor y ver lo que no se ha conseguido".

Y ese reto apunta a esa realidad desconocida desde una sólida visión: personas competentes, magníficas profesionales, comprometidas y compasivas con la sociedad; que se empeñen en hacer de este mundo mejor. Cristo Rey ha emprendido un proceso de simplificación de  contenidos, actualización de la metodología e incorporación de nuevos instrumentos de evaluación. El estudiante se va convirtiendo progresivamente en el centro del aprendizaje: tiene que trabajar en el aula o taller para sí mismo y para sus compañeros, no para el profesor. El docente es ahora un guía, un facilitador, un diseñador de escenarios de aprendizaje. Se trata de buscar formas y maneras que permitan atender mejor a la diversidad, descubrir el talento que cada alumno atesora en su interior, desarrollar competencias tan básicas, importantes y a la vez tan complejas como pueden ser la comunicación o la resolución de problemas vinculados a la vida real. Estos días, el jueves y viernes 9 y 10 de marzo, el centro abre sus puertas en su XXVI Expo-colegial de 10 a 13.50 y de 17 a 20h. para mostrar sus propuestas formativas y sus resultados y que atienden las necesidades de escolares de 3 años a adultos de cerca de 65, el más mayor que cursa actualmente un grado de Electricidad. Estas jornadas ponen en contacto empresas, familias, antiguos y futuros alumnos para comprobar el proceso educativo íntegro.